Feeds:
Entradas
Comentarios

Concepción Cascajosa es Doctora en Comunicación Audiovisual y Profesora Ayudante en la Universidad Carlos III. Su trayectoria como investigadora se centra en la Historia de la televisión, la ficción televisiva en España y Estados Unidos, además de la narrativa televisiva y los estudios culturales. En esta entrevista, Concepción Cascajosa responde algunas de las cuestiones que se han planteado en Loco por la Tele y explica por qué es ahora cuando las series empiezan a ser consideradas al mismo nivel que la producción cinematográfica.

Afortunadamente, no sólo de blogs viven los locos por la tele. La influencia de las series como producto audiovisual y el prestigio que se están labrando en los últimos años ha hecho que también desde el ámbito académico se estudie y teorice sobre la ficción televisiva. Bien es verdad que los locos españoles a menudo tenemos que acudir a publicaciones extranjeras para satisfacer nuestra curiosidad catódica, algo que Concepción Cascajosa ya descubrió mientras elaboraba su tesis. Ella misma asegura que vio, en esta carencia de libros sobre televisión en España, la oportunidad para aportar algo diferente al panorama de los estudios televisivos. Concepción Cascajosa es, además de profesora en la UC3M, especialista en televisión y autora de varios libros sobre series. Prime Time: las mejores series americanas, del que es autora, y La caja lista: televisión norteamericana de culto, que ella coordinó, son dos imprescindibles para la iniciación de cualquier loco por la tele. Fan declarada de la ciencia ficción, aprecia los aspectos positivos de la producción televisiva nacional, aunque no se muerde la lengua a la hora de señalar sus carencias. En Loco por la Tele, Concepción Cascajosa nos cuenta algunas de las conclusiones a las que ha llegado sobre el panorama televisivo actual.

Concepción Cascajosa

Concepción Cascajosa / uc3m.es y elaboración propia

 

Pregunta: Algunos autores, entre los que te encuentras, han señalado que nos encontramos en la “edad dorada de las series”. ¿Cuál es la razón?

Respuesta: Creo que es cierto, indudablemente. Nunca hasta ahora se había podido hacer series tan complejas y diversas en la televisión norteamericana, lo que ha permitido al propio medio televisivo legitimarse. Creo que las razones derivan de que el medio ha alcanzado una determinada madurez tras cincuenta años, pero fundamentalmente porque los cambios en la industria audiovisual han permitido la fragmentación del mercado. Ahora las series se dirigen a públicos específicos, en lugar de la audiencia masiva que lleva, casi irremediablemente, al mínimo común denominador.

 

P: En tus libros, por lo general, te centras en las series norteamericanas, alejándote del panorama televisivo español. ¿Cuál es, a tu juicio, la diferencia entre las series españolas y las norteamericanas?

R: Esto no significa que no me interesen las series españolas. Lo que sucede es que, en lo que se refiere al análisis, el panorama en Estados Unidos es mucho más estimulante. Ocurre lo mismo en otros ámbitos, como el análisis fílmico. Las dificultades en España son muchas. Las cadenas todavía luchan por las audiencias masivas, buscando apelar a todos los segmentos de edad, desde el niño al abuelo. Además, las limitaciones económicas en televisión son evidentes y, a veces, se echa en falta un poco de visión a largo plazo por parte de los programadores. Pero también hay que pensar que la crítica televisiva es casi siempre hostil a los productos españoles y el público tampoco responde. Ahí están los casos de series para mí tan estimables como “Cuenta atrás”, “Guante blanco” o “Cazadores de hombres”.

 

P: Las series americanas están muy influidas por la cadena en que se emiten: ¿qué cadena produce las series más interesantes?

R: Sin duda, HBO y Showtime. Al ser televisión de pago premium, no tienen limitaciones ni de contenido ni de dramaturgia.

 

P: ¿Qué pasaría si en España tuviésemos algo como Showtime o la HBO?

R: En España tenemos Canal +, que es su equivalente. Cuando encuentren una serie interesante para producir, lo que hasta ahora no ha ocurrido, tendremos la respuesta a esa pregunta.

 

P: Tú misma has publicado libros sobre adaptaciones de la televisión al cine, como De la TV a Hollywood. Un repaso a las películas basadas en series (Arkadín, 2006). ¿Qué películas basadas en series te parecen más interesantes? ¿Qué puede aportar la televisión al cine?

R: Hay muchas, desde “Maverick” a “Scooby Doo”, por poner ejemplos de películas que se configuran como homenajes extremadamente sofisticados de sus precedentes. Muchas de estas películas son inteligentes juegos sobre lo que significa la televisión. Pero también hay otras, más serias, aunque igualmente interesantes. Por ejemplo, “Traffic” se basó en una miniserie británica “Traffik”, que en mi opinión es muy superior. Lo que la televisión puede aportar es complejidad narrativa y personajes mucho más elaborados; al menos la televisión contemporánea.

 

P: ¿Qué opinas de la tendencia creciente a hacer spin offs, remakes, importación de formatos extranjeros y demás variaciones de series ya hechas, en lugar de crear nuevas series?

R: La verdad es que no sé por qué. La televisión norteamericana es la más importante del mundo y también la que más cosas adapta de fuera. “All in the Family”, “Frasier” y “Lou Grant” fueron series de éxito que ganaron muchos premios y todas se basan en series anteriores. Ahora tenemos “En terapia” y “The Office”. Pero lo importante no qué se hace, sino cómo.

 

P: Cuatro se ha hecho con series que antes emitía TVE, como Sobrenatural, Gossip Girl y Perdidos. ¿Cómo crees que está tratando a estas series?

Las cadenas en España no tratan mal a las series norteamericanas, al contrario de lo que mucha gente opina. El problema es que son un producto para audiencias muy concretas, que casi nunca funcionan con el público general. Cuatro busca precisamente a esa audiencia un poco más sofisticada de las series americanas y creo que está haciendo un buen trabajo, dentro de lo que cabe. Es cierto que ha guardado algunas en la nevera más de lo debido (“Betty”, por ejemplo), pero al menos las emite en horarios más o menos razonables.

 

P: Tú misma tienes un blog, Todo sobre la Tele. ¿Cómo valoras tu experiencia como blogger?

R: Me llamó la atención la idea del blog como una manera de compartir mis análisis con otros aficionados que también veían series pero no podían leer sobre ellas en castellano. La crítica televisiva en España es, por lo general, muy mediocre. La experiencia fue muy positiva, ya que me ayudó mucho a desarrollar mi pensamiento sobre las series de cara a las publicaciones que he hecho después.

 

P: Por último, ¿podrías recomendar a nuestros lectores una serie acabada, una en curso, y una española?

Acabada, sin duda “Galáctica: Estrella de combate”, una serie de ciencia-ficción para aquellos a los que no gusta el género. Tremendamente oscura e inteligente. En curso, tendría que decidirme por “True Blood”, un espléndido thriller con vampiros y fenómenos paranormales muy bien interpretada y escrita (el guionista es Alan Ball, el creador de “A dos metros bajo tierra”). Y una española, “Hay alguien ahí”, por apostar por un género como el terror, que es muy difícil en televisión, y hacerlo con relativo éxito. Ojalá anime a Cuatro a seguir produciendo más series.

El viernes se anunció oficialmente que la cadena estadounidense ha encargado 13 capítulos de esta serie de ciencia ficción protagonizada por Joseph Fiennes.

Una imagen del piloto de Flash Forward / The Hollywood Reporter
Una imagen del piloto de Flash Forward / The Hollywood Reporter

Es el momento de elegir cuáles serán las nuevas series de la temporada que viene, y la ABC [en inglés] ha sido una de las cadenas en efectuar los primeros encargos. Una de estas primeras afortunadas es Flash Forward, cuya confirmación era previsible, teniendo en cuenta que ya se estaban emitiendo teasers de la serie durante la emisión de Perdidos. Esta estrategia, junto con el género de la serie, ha provocado que medios como Variety la señalen [en inglés] como el producto que “entretendrá” a los fans de Perdidos desde el otoño hasta el inicio de la emisión de la sexta temporada, que tendrá lugar en Enero. Y es que la ciencia ficción no es un género demasiado explotado por la cadena, conocida por ofrecer contenidos más propios de un público familiar. Sin embargo, otra de las firmes candidatas para instalarse en la parrilla norteamericana el próximo otoño es V, el remake de la antigua serie de ciencia ficción de la que ya hablamos en Loco por la Tele.

La serie, escrita por David Goyer  (El caballero oscuro) y Brannon Braga (24), ambos productores ejecutivos, se basa en la novela homónima [en inglés] que Robert J. Sawyer publicó en 1999 y que situaba la acción precisamente en 2009. La ficción narra cómo, tras un incidente en el CERN, todas las personas del mundo quedan inconscientes durante 2 minutos y 17 segundos y tienen una visión de lo que sucederá 6 meses después. Joseph Fiennes (Shakespeare in love) encarnará al protagonista de la ficción, en la que también veremos a Sonya Walger (Perdidos), John Cho (Star Trek) y o Jack Davenport (Swingtown).

El teaser de Flash Forward pregunta al lector: “¿Qué has visto?” (0:25) [en inglés]

Con toda seguridad, este anuncio irá seguido por muchos otros, y es que, en Estados Unidos, se acerca el final de temporada para muchas series. Una vez decidido cuáles son las que renovarán, llega el momento en que las cadenas han de elegir cuáles serán las nuevas series que acompañarán a las veteranas durante la temporada que viene. Según el sistema norteamericano, cada una de las cadenas cuenta con una serie de capítulos piloto, encargados hace tiempo, entre los que se eligen unos pocos afortunados que se convertirán en las nuevas apuestas de cara al otoño que viene. Los distintos equipos que han elaborado cada piloto están, durante estos días, cruzando los dedos para ser elegidos y poder hacer llegar al público sus creaciones. Desafortunadamente, habrá un buen número de buenas ideas que no pasen de este primer capítulo, y no son pocas las que no han llegado hasta esta última fase del proceso de selección. Sin embargo, las series elegidas tampoco las tienen todas consigo: una vez que han convencido a los directivos de las cadenas, tendrán que convencer al público y asegurar su subsistencia con cifras de audiencia suficientes.

La noticia se produjo poco después de la confirmación, el pasado jueves, del encargo de 13 episodios de la comedia-mockumentary (género del que habla Locoporloraro en su última entrada) Modern Family. Y es que las propuestas de las cadenas norteamericanas abarcan todos los géneros posibles. Habrá comedias como Cougar Town (ABC), Happiness isn’t everything (CBS), dramas, como Human Target (Fox), House Rules (CBS), e incluso algo de fantasía con Vampire Diaries (CW). Puedes leer en Pizquita el estado de los pilotos de las diferentes cadenas.

 

Los grandes estrenos suelen estar reservados a las grandes personalidades. Sólo unos pocos privilegiados con mayor o menor interés por la película u obra que se presenta tienen derecho a pisar la alfombra roja, a ver a las estrellas, a ser los primeros. Pero a veces, y sólo a veces, tiene lugar un estreno “entre amigos”, para aquellos que de verdad lo darían todo por asistir, para auténticos fans.
Jorge García, rodeado de sus fans / Nerea Hernández

Jorge García, rodeado de sus fans / Nerea Hernández

Precisamente, en la tarde del 21 de abril, se dio uno de estos excepcionales casos: Cuatro presentaba el estreno de Perdidos con un acto al que acudió Jorge García, que interpreta a uno de los pasajeros más entrañables del vuelo Oceanic 815. He de aclarar que se trataba, más que de un estreno, de toda una celebración. Los asistentes conocían de sobra el capítulo piloto que se proyectaría en ese cine madrileño, ya que la práctica totalidad de quienes acudieron eran fans que ya habían visto la serie. La organización, sabiéndolo, había convocado un concurso de disfraces en relación con la serie.

Lo que aquella tarde sucedió es algo totalmente propio del fenómeno fan: decenas de personas, acampadas frente al cine incluso antes de que estuviera colocada la alfombra roja, se encontraban con “otros” que en realidad eran “de los suyos”; auténticos losties [en inglés]. La espera, para los más tempraneros, iba a ser larga, y era de esperar que los grupitos que habían acudido de manera independiente comenzaran a mezclarse. Los asistentes, en su mayoría hijos de la era Internet y, por lo tanto, bastante jóvenes, comentaban entre sí lo acontecido en el último capítulo de Perdidos, criticando a los personajes que no les gustaban y elogiando, entusiasmados, los mejores disfraces. Porque, cuando se comparte una pasión, los extraños son un poco menos extraños: comentarios como “¡Me encanta tu disfraz!” o “¿Chicos, me puedo hacer una foto con vosotros?” se intercalaban con saludos espontáneos del tipo “Namasté” entre dos fans disfrazados con la bata de Dharma y un grupo que sólo se identificaba por lucir con orgullo la chapa con el logotipo de la Iniciativa Dharma.

A los viandantes, sorprendidos por la multitud de personas, disfrazadas y sin disfrazar, frente al cine Ideal, les picaba la curiosidad. Más de una vez se acercó alguna señora mayor a uno de los fans para preguntar que qué pasaba, y se quedaba con la misma cara de no comprender nada cuando éste le contestaba que era el estreno de Perdidos, una serie. En la calle del Doctor Cortezo se había reunido una pequeña comunidad que esperaba tranquilamente la llegada de su héroe.

Los fans, esperando a las puertas del Cine Ideal / Nerea Hernández

Los fans, esperando a las puertas del Cine Ideal / Nerea Hernández

La espera, por el ambiente, no se hizo larga, y aquellos que antes habían llegado vieron premiada su paciencia con una entrada para el estreno. Unos pocos, sin embargo, hubieron de conformarse con ver la llegada de Jorge García al cine; no era la felicidad absoluta, pero supieron resignarse (para aquellos que no pudieron asistir , Fórmula TV ha colgado la grabación del encuentro).

A la llegada del actor sucedió algo bien curioso: los fans, lejos de abalanzarse sobre las vallas, respetaron las indicaciones del personal de seguridad y abrieron paso a la comitiva; García, en justa compensación, dedicó un rato largo a autografiar toda clase de soportes (sí, incluso una camioneta azul que algunos fans habían confeccionado) y a fotografiarse y dejarse fotografiar con sus seguidores. Tras el paso por el photocall de rigor, comenzaba lo que todos habían estado esperando. La sala de cine, a rebosar de fans, era presidida por un escenario en el que Jorge García, acompañado por dos presentadoras de la cadena anfitriona, respondería a las preguntas de los fans.

El acto, aunque tenía la misma forma, poco se pareció a una rueda de prensa. Las preguntas eran de lo más diversas: dudas sobre el desarrollo de la serie, preguntas sobre Hurley, el personaje que interpreta García, e incluso hubo quien se atrevió a ofrecerse para trabajar en la serie –tuvo que hacer frente, eso sí, a los abucheos del resto de asistentes, molestos porque, en el fondo, ellos también hubieran dado cualquier cosa por pisar el rodaje de Perdidos. A cada una de las preguntas, Jorge García respondió pacientemente en su español con mezcla de acentos chileno y cubano, que a algunos pilló por sorpresa. Se mostró cercano con los fans de la serie –él también lo es-, e hizo gala de su espontaneidad al hacer subir al escenario a una joven que se había disfrazado de estatuilla de la virgen María sólo para hacerse una foto con ella. Y es que, lejos de comportarse como una estrella, al actor le gusta compartir sus vivencias y opiniones con los demás, tal y como hace en su blog. Aunque algunos lo intentaron, resultó imposible sonsacarle información sobre el futuro de la serie, ya que él asegura –y es muy probable que sea cierto- que Carlton Cuse y Damon Lindelof, guionistas de la serie, no sueltan prenda. Algo que quedó patente, y que el mismo actor reconoció, es su parecido con el personaje que interpreta en la serie, el sincero y extrovertido Hugo Reyes, “Hurley” para los amigos. De hecho, los asistentes premiaron algunas de sus mejores respuestas con sonoros aplausos y le mostraron todo su apoyo cuando, ofendido porque se le había proporcionado una silla más grande de lo habitual, el actor exclamó en inglés: “¡Cómo se atreven!”. Y es que, para los losties de pro, nadie, excepto Sawyer, tiene derecho a meterse con el tamaño de su amigo.

Algunos de los disfraces más originales / Nerea Hernández

Algunos de los disfraces más originales / Nerea Hernández

Después de una larga conversación entre el actor y los fans, llegó el momento de proyectar el capítulo piloto, el que dio inicio al largo periplo de la serie. Muchos de los asistentes, habiéndolo visto ya una y otra vez, se marcharon antes de que comenzara la proyección; los más resistentes, sin embargo, permanecieron clavados en el asiento hasta el mismo final.

No cabe duda de que la devoción de los fans de Perdidos es difícilmente igualable. Tanto es así que, incluso para quienes no lograron acceder al estreno, aquella tarde de acampada frente a la puerta de un cine, rodeados de la gente más variopinta pero con un interés compartido será una tarde para recordar.

Ante la escasez de ideas nuevas, los creativos de televisión no dudan en recurrir a ideas antiguas para crear contenidos nuevos.
 

Distintas versiones de "Betty la Fea", una franquicia televisiva de éxito /Vayatele y elaboración propia
Distintas versiones de “Betty la Fea”, una franquicia televisiva de éxito /Vayatele y elaboración propia

El público de televisión es como un niño caprichoso que siempre pide más. Más cadenas, más programas, más series. Y el medio, ansioso por satisfacerle, se esfuerza por darle productos nuevos, cada vez más. Pero la “caja mágica” tampoco puede generar una cantidad infinita de contenidos nuevos; por más que se esfuercen, a los guionistas y productores de televisión también se les acaban las buenas ideas -de hecho, se les pueden acabar hasta las ideas, a secas. Y las series que ya existen se agotan, no siempre triunfan, y son canceladas. Por eso, necesitan buscar inspiración en cosas que ya se han hecho, renovar ideas ya utilizadas, darles un barniz de “chapa y pintura” y presentarlas de nuevo a un público o quizás al mismo que conoció la versión original.

En el panorama televisivo (español e internacional) actual, encontramos numerosos ejemplos que reflejan esta escasez de ideas nuevas y recurso a lo anterior. Sin ir más lejos, Antena 3 estrena este domingo “La chica de ayer”, una versión adaptada de la serie británica “Life on Mars”; se ha anunciado que Almodóvar coproducirá una serie basada en “Mujeres al borde de un ataque de nervios” en EEUU en la misma semana en que se ha decidido aplazar el rodaje de la nueva versión de “Verano azul”, producida por TVE. Está claro que la ficción española está apostando por la renovación de productos que en su día (o en su país) ya tuvieron éxito. Desde luego, no faltan formas de hacerlo.
 
Cuando las series se inspiran en series
"La chica de ayer" (arriba) y "Life on Mars" (abajo)/ Tutele, Universal Pict. Iberia

"La chica de ayer" (arriba) y "Life on Mars" (abajo)/ Tutele, Universal Pict. Iberia

Precisamente, “La chica de ayer” es un ejemplo interesante de la tendencia creciente de importar y exportar formatos: se toma el mismo punto de partida que la serie original británica (un joven inspector de policía viaja 30 años atrás tras un accidente), y se adapta al contexto español de la época (la Transición), lo cual supone importantes cambios en cuanto al contexto en que tiene lugar la historia. Así, el título “Life on Mars”, que hace referencia a una canción de David Bowie de 1973, es cambiado por “La chica de ayer”, título de la canción de Nacha Pop de 1980 (aunque la serie está ambientada en 1977). “La chica de ayer” llega a las noches de los domingos para sustituir a “Doctor Mateo“, serie que también está basada en un formato británico, “Doc Martin”, aunque traslada la acción de Portwen (Cornuailles) a San Martín del Sella (Asturias), ambos pueblos ficticios.

Otro ejemplo paradigmático de la adopción de formatos extranjeros es el de “Betty la fea”, que ha dado la vuelta al mundo desde el éxito desbordante de la telenovela original colombiana. La serie se ha producido en 19 países, adaptándose al contexto y los gustos del público en cada uno: Brasil, México, Estados Unidos, la India, China, República Checa, Alemania, Rusia o Turquía son sólo algunos de los países a los que se ha importado el formato [en inglés]. Su éxito ha sido tal que, en un mismo país, se pueden ver distintas versiones (en España, tras la original colombiana, están emitiéndose tanto la versión española como la norteamericana). Pero España no sólo importa formatos, sino que también los exporta: una serie tan typical spanish “Los Serrano” ha sido adaptada en Italia (I Cesaroni), Grecia (Ευτυχισμένοι μαζί) y Portugal (Os Serranos), incorporando las peculiaridades de cada uno de los países. Esta tendencia convive con la exportación de las series acabadas y tan sólo traducidas, aunque parece tener más éxito, al permitir la adaptación de los contenidos (personajes, argot, chistes, etc.) al contexto del país en que se van a emitir.

Pero, a la hora de adaptar series, los creadores no sólo recurren a productos extranjeros, sino que no tienen problema en revisar algunas de las series de éxito que ya terminaron. Un ejemplo es el recién anunciado remake de la serie de ciencia ficción V, cuya versión de los 80 será traída a la actualidad por la cadena ABC. No han sido pocas las críticas que ha recibido la decisión de recuperar una serie centrada en la llegada de extraterrestres (que se alimentan de roedores) a la Tierra, ya que no es seguro que lo que funcionó hace un par de décadas tenga éxito entre un público acostumbrado a otra clase de contenidos más sofisticados. La nueva versión, que no será en ningún caso una secuela, mostrará personajes nuevos en un contexto diferente (la original se centraba en los totalitarismos). En el contexto español nos encontramos con la futura recuperación de “Verano azul” por parte de TVE, producida por Ida y Vuelta. Según apunta FormulaTV, la cadena pública pretende “mantener la esencia de la serie original”, aunque en el contexto actual. Sin embargo, y tras los conflictos para la elección de las localizaciones, el rodaje ha sido pospuesto hasta 2010, por lo que todavía no hay mucha información disponible sobre el proyecto.

Beverly Hills 90210, la nueva (arriba) y la antigua (abajo) / Whatsontv, Fasterthantheworld

Beverly Hills 90210, la nueva (arriba) y la antigua (abajo) / Whatsontv, Fasterthantheworld

 Un caso de remake de éxito ha sido el de “90210” (en España, “Sensación de vivir”), culebrón adolescente de los años 90 que ha sido recuperado este mismo año por la cadena CW con nuevos personajes y temas más actuales, aunque con la presencia esporádica de algunas de las estrellas de la primera versión, que emitió la cadena FOX. Además de este remake, la serie, creada por Darren Starr (“Sexo en Nueva York”) y producida por Aaron Spelling (padre de Tori Spelling, una de las actrices de la serie original que aparece en la nueva versión), ha dado lugar a toda una franquicia, que incluye el spin-off “Melrose Place”, con personajes algo más adultos, “Models Inc.”, que partía de personajes de la anterior, y un posible remake de “Melrose Place”, en la línea de “90210”. Es cierto que resulta difícil etiquetar a “90210” como remake pues, si bien retoma el planteamiento inicial de la serie original (“Beverly Hills 90210″), al incluir personajes de la anterior -y, por lo tanto, recuperar parte de la trama argumental- entra también en la categoría de spin-off.

Y es que los spin-off son, quizás, la opción predilecta de las cadenas para aprovechar el éxito de un producto. Algunas de las series de más éxito son spin-offs: historias que toman algún personaje de otra serie -nunca el personaje principal- y, habitualmente, lo sitúan en un contexto diferente para hacer una nueva serie. En España, el caso más claro es “Aída“, personaje secundario de “Siete Vidas” que pasó a protagonizar su propia serie, ubicada en un ámbito muy diferente (el barrio Esperanza Sur) y con nuevos personajes con los que interactuar. El fenómeno del spin-off sería materia suficiente para un estudio más en profundidad, y es que puede tener lugar de diversas formas. Si el spin-off se comienza a emitir tras el fin de la serie original (es el caso de “Joey” con respecto a “Friends” o “Frasier“, derivado de “Cheers“), un recurso habitual para ganar audiencia son las “visitas” de algunos personajes de la primera serie en capítulos puntuales -rara vez se incorporan tramas complejas relacionadas con la serie “madre”. Sin embargo, cuando ambas series conviven, puede darse un crossover, como el que tuvo lugar entre “Anatomía de Grey” y “Sin cita previa“: las tramas de ambas series se entrecruzan, y los personajes de una aparecen en la otra. En este caso concreto, el crossover duró más de un capítulo, y congregó ante sus televisores a 15 millones de seguidores en Estados Unidos -será emitido por Cuatro próximamente.

Si una película funciona, ponla en capítulos

Otra de las opciones que permiten crear una serie a partir de otros productos de éxito, aunque con menos frecuencia, es basarse en una película para crear una producción seriada. Es el caso de la recién anunciada adaptación de “Mujeres al borde de un ataque de nervios” por parte de la cadena Fox, que contará como productores con el propio Almodóvar y con Mimi Schmir (“Anatomía de Grey”) [en inglés]. En este caso, se partirá de una situación similar con personajes más o menos parecidos, aunque trasladados de la España de los 80 a los suburbios norteamericanos del siglo XXI. Los productores de la Fox confían en el prestigio del cineasta manchego para crear una serie de éxito, de la que poco se sabe todavía. Otra reciente propuesta que consiste en adaptar una película al formato serie es “Diez razones para odiarte” (“10 things I hate about you”), que en 1999 protagonizaron Julia Stiles y Heath Ledger. Lo curioso es que ya la película original estaba inspirada nada menos que en una obra de Shakespeare, “La fierecilla domada”, aunque se centraba en adolescentes norteamericanos. La nueva versión  [en inglés] contará la misma historia con los mismos personajes, pero a lo largo de una serie de capítulos. Su estreno está previsto para este verano de 2009, y contará con uno de los actores de la versión en largometraje, Larry Millar, que volverá a encarnar al padre de Cat y Bianca Stratford. El teaser de la nueva serie puede verse en Pizquita.com [en inglés 10'].  Otro caso reciente ha sido la adaptación de la película “Crash” (Paul Haggis) al formato serie, con capítulos de una hora de duración que, con personajes diferentes, retomará la propuesta de la película de 2004.  

Las actrices de "Mujeres al borde de una ataque de nervios", en 1988 / Filmin

Las actrices de "Mujeres al borde de una ataque de nervios", en 1988 / Filmin

En su búsqueda de inspiración, los creadores de ficciones televisivas acuden también, como muchos cineastas, a obras literarias de cierto éxito entre su público objetivo, para retomar los personajes y, con las variaciones que consideren necesarias, alargar la narración “hasta el infinito… y más allá”. Es el caso de “Gossip Girl“, serie recién estrenada en España, que se basa en la serie de libros para adolescentes creada por Cecily Von Ziegsar. La cadena CW, responsable de la serie, está ultimando los preparativos de un spin-off de la serie, que narrará la vida de la madre de la protagonista en los años 80, cuando era aún una adolescente rebelde. Este nuevo estreno responde, con toda probabilidad, a los signos de agotamiento que “Gossip Girl” empieza a mostrar en su segunda temporada. Esta nueva serie, que será presentada en forma de flashback en uno de los próximos capítulos de “Gossip Girl”, podría considerarse como una “precuela” de la serie inicial, y no está basada en ninguno de los textos de Von Ziegsar. Por el contrario, la saga de libros sí que contaba con su propio spin-off centrado en Jenny Humphrey, la hermana del protagonista masculino de la serie, que los creadores Josh Schwartz y Stephanie Savage  [en inglés] no han querido adaptar. Esta decisión de crear un spin-off a partir de nuevas historias en lugar de tomar la trama que ya estaba escrita nos demuestra, quizás, que a los guionistas todavía queda les algo de creatividad en el tintero.

Como hemos visto, no son pocas las formas de paliar la escasez de ideas a la hora de crear nuevas series de televisión. Pero, mientras se mantenga una lucha por la audiencia como la que tiene lugar entre las cadenas, será inevitable que los creativos de las productoras hagan todo lo posible por crear más, mucho más y, si es posible, mejor.

El anuncio del primer embarazo de la protagonista de Anatomía de Grey dispara las especulaciones sobre las consecuencias que el feliz acontecimiento pueda tener en el desarrollo de la serie.

 

Ellen Pompeo y Chris Ivery /Peoplestylewatch.com

Ellen Pompeo y Chris Ivery /Peoplestylewatch.com

  

Según ha anunciado hoy la revista People, Ellen Pompeo y su esposo, el productor musical Chris Ivery, esperan su primer hijo. La agente de la actriz comunicó a la revista que la pareja, que se casó en noviembre de 2007 tras cuatro meses de noviazgo, está “eufórica” por la feliz noticia.

Tras la revelación del embarazo de la intérprete, protagonista de Anatomía de Grey, queda averiguar si esta circunstancia va a repercutir en la línea argumental de la serie. Teniendo en cuenta que, en la serie, Meredith Grey (Pompeo) acaba de comprometerse con Derek Sheperd (Patrick Dempsey), no sería excesivamente difícil incluir un embarazo en la trama, aunque es cierto que las cosas cambiarían mucho para los personajes. No olvidemos que el nacimiento del hijo de Miranda Bailey (Chandra Wilson), jefa de los internos, trastocó por completo (y sigue afectando) el desarrollo de su trabajo. Sin embargo, la evolución hacia la madurez del personaje de Pompeo hace plausible que los guionistas se planteen darle un hijo, un pequeño “McDreamy”.

La noticia coincide en el tiempo con las especulaciones sobre la boda que tendrá lugar a finales de esta quinta temporada de Anatomía de Grey. Aunque la opción más evidente es el matrimonio de Derek y Meredith, dado su reciente compromiso, se baraja también el enlace entre otras parejas, como Izzie (Katherine Hiegl) y Alex (Justin Chambers) o incluso la peculiar pareja formada por Lexie (Chyler Leigh) y Mark (Eric Dane). Según demuestran las fotos publicadas por Kristin Dos Santos, las escenas referentes a la boda podrían estar ya rodadas, aunque por el momento se sigue sin saber cuál es la pareja que abandonará la soltería en la serie.

meredith-s-wedding-dress-greys-anatomy-5307335-898-1374

La actriz, vestida de novia en Anatomía de Grey /Eonline

 No es este el primer embarazo de esta temporada entre las actrices de Anatomía de Grey: Chyler Leigh, que interpreta a Lexie, la hermanastra de Meredith, espera un hijo, y ha estado rodando la quinta temporada de la serie a lo largo de todo el embarazo. Sin embargo, esta circunstancia personal no ha tenido ninguna repercusión en el desarrollo del personaje: los creadores de la serie han tenido que hacer auténticas maravillas para disimular el embarazo de la actriz. Si bien al principio era suficiente con los uniformes de cirujano y las batas amplias, más adelante decidieron evitar los planos de cuerpo entero para disimular la barriguita de la actriz, que espera su tercer hijo para el mes de mayo. Otra estrategia muy original para disimular un embarazo es la que pusieron en marcha los guionistas de Mujeres Desesperadas con el embarazo de Marcia Cross: su personaje, la estiradísima Bree Van De Camp, fingía un embarazo para, más tarde, adoptar al bebé de su hija, embarazada de verdad y “desterrada” lejos de la vista de los vecinos. Aunque se desconoce si el embarazo de Ellen Pompeo será integrado en la trama de la serie, lo que está claro es que Shonda Rhimes y su equipo tienen en su mano numerosos recursos para que la actriz pueda compaginar rodaje y embarazo -dado que su personaje es el que da nombre a la serie, parece poco probable que vaya a dejar la serie durante una temporada… ¿o sí?

(todos los enlaces están en inglés)

Kal Penn abandona su papel como Dr. Kutner en la serie House para trabajar de asesor para Obama. El actor ya tuvo un papel activo en la campaña electoral del presidente, y se encargará de las relaciones con las comunidades asiáticas y oceánicas. 

Kal Penn en la campaña electoral/ Thedarmouth.com

Kal Penn en la campaña electoral/ Thedarmouth.com

La noticia no se hizo pública hasta la emisión del capítulo de House en el que el personaje interpretado por Penn se suicidaba, el pasado seis de Abril: aunque los fans sabían bien que uno de los personajes principales iba a morir a lo largo de esta temporada, se desconocía por completo quién podía ser y de qué manera sucedería [vídeo, en inglés ]. Tras la decepción provocada por los acontecimientos en la serie , al público le esperaba una sorpresa aún mayor: el actor, lejos de ser despedido, había pedido abandonar la serie para entrar a formar parte del equipo de relaciones públicas de la Casa Blanca.

El actor aseguró en una entrevista con Michael Ausiello [en inglés ] que, aunque disfruta actuando, hacía tiempo que estaba pensando pasarse a la política: “desde que era pequeño me gustaba ese equilibrio entre las artes y el servicio público”. Kal Penn atribuye este interés a su herencia: “Es seguramente por el sistema de valores que me transmitieron mis abuelos. Marcharon con Gandhi en el movimiento por la independencia de la India, y eso siempre ha estado en mi cabeza”. El intérprete, que nació hace 31 años en Nueva Jersey con el nombre de Kalpen Suresh Modi en el seno de una familia de ascendencia Guajrati, está considerado como uno de los más exitosos representantes de la comunidad india-americana en Hollywood.

Y es que el origen indio del actor es una de las razones por las que ha sido elegido para el puesto, ya que se encargará de la imagen del gobierno tanto en Hollywood como de cara a las comunidades asiáticas y oceánicas. Ya en la campaña electoral, Kal Penn dio diversas charlas dirigidas a las comunidades asiáticas del país, en las que defendía la política exterior de Obama. Así, el apoyo del actor a la campaña del actual presidente se centró sobre todo en cuestiones raciales, inmigración y relaciones internacionales. El propio Penn destacó en una ocasión [en inglés ] la diversidad de orígenes de los colaboradores de Obama y su labor activa por integrar a las minorías. Por lo tanto, cabe pensar que su labor en la Casa Blanca seguirá en relación con las minorías étnicas y raciales de los Estados Unidos, y en especial con las personas procedentes del Sur de Asia.

Además de actuar y participar en política, Penn ha estado dando clases en la Universidad de Pensilvania, en un curso titulado “Imágenes de los Asiáticos-Americanos en los medios de comunicación” y “Películas adolescentes contemporáneas” (no olvidemos que el actor aparece, entre otras, en las películas Dos colgaos muy fumados y Epic movie).

Penn, que por razones obvias no volverá a House, no descarta volver a actuar pasado un tiempo. Afirma, además, que adoraba trabajar en la serie, y que nunca antes había trabajado con un grupo de personas tan inteligente. En cuanto al momento en que descubrió cuál sería el final para Kutner, dijo, en su entrevista con Ausiello, haberse sentido como los fans, algo enfadado y deprimido, aunque aplaudió la valentía de David Shore y Katie Jacobs, creadores y guionistas de la serie. A pesar de estar completamente seguro de su decisión, el actor describió su sentimiento al irse como “agridulce”, precisamente porque le gustaba su trabajo en la serie. Curiosamente, el propio Penn admite que ganará bastante menos dinero trabajando en política que como actor, aunque parece preparado para hacer el sacrificio.

 

 La telenovela más longeva de la televisión es cancelada por la CBS debido a los malos resultados de audiencia. “Guiding Light” empezó como serial de radio, para convertirse en un producto de televisión de éxito que dio a conocer a actores como Calista Flockhart, Kevin Bacon o Hayden Pannettiere. 

 

La noticia televisiva más sonada de esta semana ha sido, sin lugar a dudas, el final de la serie Urgencias, después de 15 temporadas. Lo que no todo el mundo  sabe es que sólo un día antes de la emisión de este último capítulo, se anunció la cancelación de una serie que, aunque sólo sea por su edad, ha hecho historia. Se trata de Guiding Light, una soap opera (telenovela al estilo norteamericano) que, con 72 años y más de 16,000 episodios, ostenta el record a la serie más longeva de la televisión.

El cast completo de la temporada actual de Guiding Light /Pizquita

El cast completo de la temporada actual de Guiding Light /Pizquita.com

 

Según informa CNN, la decisión tomada por la CBS, cadena que emite la serie,  se debe al descenso de audiencia de la serie, que hacía previsible su cancelación. El último capítulo de Guiding Light se emitirá el 18 de Septiembre, aunque quizás no todo esté perdido: tal y como recoge Variety, los productores se plantean trasladar la serie a una cadena de pago o incluso a Internet, donde hace ya tiempo que se pueden encontrar los capítulos. Ya en las últimas temporadas se habían llevado a cabo cambios sustanciales en el estilo visual de la serie, como el empleo de más exteriores y cámara en mano, en un intento desesperado por levantar los datos de audiencia, que ya habían iniciado su descenso. Pero, a pesar de todos los esfuerzos, la serie cosechó los datos más bajos de audiencia en horario diurno, con tan sólo 2,2 millones de espectadores de media.

 

Guiding Light ha sobrevivido, a lo largo de sus 72 años de emisión a cambios de duración e incluso de medio: nació en 1937, creada por Irna Phillips [en inglés],  como un serial radiofónico diario de sólo 15 minutos de duración en NBC Radio; aunque continuó emitiéndose en radio hasta 1956, en 1953 se inició una versión audiovisual para la cadena CBS. De una soap de 15 minutos pasó a los 30 minutos de duración en 1968, para consolidarse en una hora de duración en 1977. Aunque en la actualidad se encuentre en horas bajas, la serie ha cosechado hasta 69 premios Emmy, y, por su evolución década tras década, es considerada como un reflejo de los cambios que la sociedad norteamericana ha sufrido a lo largo de todos estos años.

 

Cabecera original de 1953, cuando la serie era patrocinada por una marca de jabón (0:28)

Los inicios de la serie coinciden con el nacimiento de la soap operas, telenovelas que recibían esta denominación por estar patrocinadas por distintas marcas de jabón, ya que estaban destinadas a las amas de casa estadounidenses. De hecho, estos patrocinios proceden de la etapa radiofónica de estos seriales.

La historia inicial, emitida en la radio desde 1937, giraba en torno al Reverendo John Ruthlegde,  en cuyo estudio se encontraba la lámpara que se encuentra en el origen del nombre de la serie. Pero, como es evidente, a lo largo de los años, el lugar de la acción fue desplazándose (hasta asentarse en la actualidad en la localidad ficticia de Springfield), así como se fue produciendo una rotación de personajes protagonistas [en inglés]. Una tendencia que se mantuvo desde el inicio fue la de centrarse en la interacción varias familias, cuyos miembros entraban y salían de la serie, procedentes de distintos estamentos sociales.

Aunque los propios datos de audiencia demuestran que el seguimiento de la serie ya no es lo que era, no cabe duda de que este serial pasará a la historia. Queda por ver si alguna serie podrá, alguna vez, alcanzar o superar la trayectoria de esta serie veterana.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.