Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘ABC’

La cadena de Prisa ha adquirido los derechos de emisión de todas las temporadas de esta serie de culto, tomando así el relevo a TVE, que ya emitió las tres primeras temporadas.

Imagen promocional de la primera temporada de Perdidos

Imagen promocional de la primera temporada de Perdidos /Taringa.net

 

El pasado martes, los espectadores de Cuatro ya pudieron ver, en el corte publicitario de House [en inglés], una cortinilla de la cadena que imitaba la cabecera de Perdidos [en inglés]; se hacía pública, así, la adquisición de los derechos de emisión de la serie por parte de esta cadena. Aunque las tres primeras temporadas ya habían sido emitidas por TVE, la cadena privada hará una redifusión de éstas, además de emitir la cuarta, quinta y sexta temporada de la serie, todavía inéditas en la televisión en abierto española. Todavía se desconoce cuál va a ser la estrategia de programación de la cadena, que pretende emitir las temporadas inéditas en prime time y haciendo coincidir la emisión de la última temporada con su pase en Estados Unidos, mientras que las tres primeras temporadas serán emitidas en otro horario, aún sin determinar.

 

Esta estrategia, según la cual una serie pasa de retransmitirse en una cadena a emitirse en otra, es poco usual, y más en este caso, ya que lo habitual es que la segunda cadena compre sólo los derechos de emisión de los episodios inéditos, y no los de la serie completa. Esto se explica porque Cuatro considera que, con un público más joven (y, en principio, más cercano al target de la serie) y la estrategia adecuada, pueden lograr un mayor éxito del que consiguió TVE. Se trata, en suma, de una cuestión de programación, algo con lo que tanto la cadena pública como la privada han tenido problemas. La emisión de Perdidos se inició en La Primera de TVE, en prime time y con datos de audiencia bastante buenos; sin embargo, la segunda y tercera temporada fueron relegadas a La 2, donde fue víctima de un baile de horarios y días de emisión que provocó un descenso significativo de la audiencia. Por su parte, Cuatro ha sido objeto recientemente de múltiples críticas por emitir series norteamericanas de gran éxito en un horario muy tardío, dificultando su seguimiento por parte de los telespectadores (es el caso de Weeds , Mad Men o Californication). Además, no es la primera vez que la cadena trata de “relanzar” series de culto que ya habían emitido otras cadenas (como Alias o Los 4400), y en ninguno de los casos ha obtenido éxitos de audiencia.

 

 Cortinilla de Cuatro con la que se anunció el estreno de Perdidos (00:14)

La noticia coincide en el tiempo con el anuncio por parte de Nielsen [en inglés] de que Perdidos, con 1,4 millones de espectadores, es la serie de televisión más vista por Internet a través de la web de la cadena que la emite. Aunque el dato no tiene en cuenta las más que abundantes descargas ilegales que se dan en todo el mundo ni tiene una influencia en los datos de audiencia de la cadena, es una muestra de la capacidad de atracción que esta serie tiene para un público relativamente joven, que es el que acude a las webs que ofrecen productos audiovisuales en streaming.  Sin embargo, el éxito de la serie en Internet puede suponer un grave riesgo para  Cuatro en lo que se refiere a los datos de audiencias, y más teniendo en cuenta que la propia ABC [en inglés] (cadena que emite la serie en Estados Unidos) ha experimentado un descenso en las audiencias de Perdidos: la quinta temporada cuenta con una media de 11,35 millones de televidentes, mientras que fueron 14,5 los millones de personas que vieron la cuarta temporada por televisión.

 

Así pues, son varios los obstáculos que Cuatro va a tener que sortear para lograr el éxito en la emisión de Perdidos: por una parte, la cantidad de personas que, tras haber conocido la serie gracias a TVE y, desencantadas por los vaivenes de la programación, han seguido la serie a través de Internet, lo que les permite seguir las aventuras de Jack Shepherd y los suyos al mismo tiempo que los televidentes norteamericanos. Por otro lado, están los espectadores con acceso a la cadena Fox, que emite las series con mayor antelación que la televisión en abierto y que, tras haber emitido la cuarta temporada, ofrecerá la quinta en mayo. Parece que, para paliar estas dificultades, Cuatro tratará de adelantar la emisión de los nuevos episodios tanto como les sea posible; de hecho, Elena Sánchez, directora de contenidos de la cadena, asegura que emitirán el último capítulo de la serie, previsto para 2010, al mismo tiempo que se emita en Estados Unidos (la quinta temporada es la que se encuentra en emisión actualmente).

 

Si las esperanzas de Cuatro se cumplen, con esta propuesta, nacerá una nueva generación de “losties” (fans de Perdidos, Lost en inglés), y los veteranos podrán revisitar antiguos capítulos de la serie. Queda por ver, pues, cuál va a ser la estrategia de programación de Cuatro y cuál será la respuesta de los televidentes, siempre impredecible, para averiguar si, en efecto, la Red está empezando a comer terreno a la televisión convencional.

 

 

Lost: el naufragio más exitoso de la televisión

tres-eran-tres1
Tres de los protagonistas / Elmundo.es 

Esta serie, creada por J.J.Abrams [en inglés] (Alias, Fringe) comenzó a emitirse en 2004 para ir convirtiéndose, poco a poco, en un auténtico fenómeno de culto. La serie da comienzo con un accidente aéreo tras el cual 48 supervivientes se encuentran en una isla en medio del Pacífico, donde se ven forzados a luchar juntos por la supervivencia, mientras pierden, poco a poco, la esperanza de ser rescatados. Pero la isla en la que se encuentran entraña numerosos secretos, casi tantos como cada uno de los personajes, cuyo pasado se va desvelando a lo largo de la serie.  

 

Anuncios

Read Full Post »

Para frenar la tendencia descendente de los datos de audiencia en los últimos años, los organizadores de la gala decidieron, para la edición de 2009, llevar a cabo un cambio de estrategia que, a juzgar por los resultados (un 13% más que la edición anterior), no ha funcionado nada mal.
Y es que, este año, la protagonista de los Oscar menos americanos (sólo 8 estatuillas se han quedado en territorio estadounidense) no ha sido Penélope Cruz, ni Kate Winslet, ni siquiera Slumdog Millionaire, que se impuso a las producciones norteamericanas… el auténtico protagonista de esta edición fue otro extranjero: Hugh Jackman. No fueron pocos quienes se sorprendieron al hacerse pública la elección del australiano como presentador de la gala, teniendo en cuenta que, desde que en 1985 fuera Jack Lemmon quien presentar la gala, la tendencia había sido de contar con cómicos.De Jackman, el público general conocía sólo sus papeles como galán o héroe de acción en algunas superproducciones, pero el recién nombrado “hombre más sexy del mundo” [ en inglés] por la revista People, escondía un as en la manga: su experiencia como actor de Broadway, que le ha llevado a presentar los premios Tony [ en inglés] (los Oscar de Broadway) en tres ocasiones. Precisamente, esta presentación le valió un Emmy [ en inglés]. Así, en lugar de los chistes y sarcasmos propios de las últimas ediciones, los espectadores de la gala pudieron disfrutar de un humor más benévolo y cómplice con los asistentes a la cermonia, además de dos emocionantes números musicales.
De esta manera, los Oscar comienzan a recuperarse de la caída de audiencia, alcanzando datos similares a los de 2006, aunque todavía lejos de la cifra récord de 55 millones de espectadores que siguieron la ceremonia en 1997. En lo que se refiere al público español, sólo los abonados de Digital Plus y algunos afortunados que lograron ver la gala desde una sala de cine gracias a un concurso pudieron ver la retransmisión que ofreció Canal +. Estas limitaciones, junto con el (por otra parte, inevitable) horario en que se emiten los Oscar en España, hicieron que poca gente en nuestro país pudiera disfrutar de una gala que quizás haya marcado un antes y un después en la forma de presentar las entregas de premios.
El pasado 22 de Febrero, más de 36 millones de estadounidenses se sentaron frente al televisor para “asistir” a la retransmisión de la 81ª edición de los
Premios de la Academia de Hollywood [ en inglés]. Se trata de todo un éxito, teniendo en cuenta que en 2008, la ceremonia, que en los Estados Unidos retransmite la cadena ABC [en inglés], alcanzó su mínimo histórico de audiencia en televisión.  

Hugh Jackman con Beyoncé y Amanda Seyfried / Zimbio.com

De esta manera, los Oscar comienzan a recuperarse de la caída de audiencia, alcanzando datos similares a los de 2006, aunque todavía lejos de la cifra récord de 55 millones de espectadores que siguieron la ceremonia en 1997. En lo que se refiere al público español, sólo los abonados de Digital Plus y algunos afortunados que lograron ver la gala desde una sala de cine gracias a un concurso pudieron ver la retransmisión que ofreció Canal +. Estas limitaciones, junto con el (por otra parte, inevitable) horario en que se emiten los Oscar en España, hicieron que poca gente en nuestro país pudiera disfrutar de una gala que quizás haya marcado un antes y un después en la forma de presentar las entregas de premios.

Entre los esfuerzos de la ABC por impulsar las cifras de audiencia de esta edición se encuentra un secretismo mayor del habitual en lo que se refiere al contenido de la gala, y un cartel promocional que ya prometía algo espectacular. El mismo Sid Ganis, presidente de la Academia [ en inglés], había asegurado en repetidas ocasiones que esta edición sería diferente. Aunque los efectos de la crisis económica se hicieron notar, los organizadores de la gala decidieron suplir medios con originalidad y un renovado sentido del espectáculo, que se acerca más a Broadway que a la tradición de los Oscar. De hecho, el primer número de la noche era una referencia explícita a la crisis económica; el mismo Jackman afirmó haberlo preparado en el garaje de su casa. Los decorados, austeros y hechos en su mayoría de cartón, añadieron humor a un número musical que resumía las películas más importantes del año, y que contó como artista invitada con Anne Hathaway, una de las nominadas al galardón a la mejor actriz. El segundo número, bastante más espectacular, tuvo como protagonistas a Jackman y a la archiconocida Beyoncé Knowles, además de la aparición de los jóvenes protagonistas de High School Musical y Mamma Mia, en un intento por atraer a la audiencia más joven. Esta parte del espectáculo, que llevaba a cabo un recorrido por los musicales de los últimos años, contaba como creador con Baz Lurhman, director de Moulin Rouge y también de Australia, la gran derrotada de esta edición. 

Presentación musical de la gala, con Anne Hathaway como invitada (08:15)

 

Para frenar la tendencia descendente de los datos de audiencia en los últimos años, los organizadores de la gala decidieron, para la edición de 2009, llevar a cabo un cambio de estrategia que, a juzgar por los resultados (un 13% más que la edición anterior), no ha funcionado nada mal.

Y es que, este año, la protagonista de los Oscar menos americanos (sólo 8 estatuillas se han quedado en territorio estadounidense) no ha sido Penélope Cruz, ni Kate Winslet, ni siquiera Slumdog Millionaire, que se impuso a las producciones norteamericanas… el auténtico protagonista de esta edición fue otro extranjero: Hugh Jackman. No fueron pocos quienes se sorprendieron al hacerse pública la elección del australiano como presentador de la gala, teniendo en cuenta que, desde que en 1985 fuera Jack Lemmon quien presentar la gala, la tendencia había sido de contar con cómicos.De Jackman, el público general conocía sólo sus papeles como galán o héroe de acción en algunas superproducciones, pero el recién nombrado “hombre más sexy del mundo” [ en inglés] por la revista People, escondía un as en la manga: su experiencia como actor de Broadway, que le ha llevado a presentar los premios Tony [ en inglés] (los Oscar de Broadway) en tres ocasiones. Precisamente, esta presentación le valió un Emmy [ en inglés]. Así, en lugar de los chistes y sarcasmos propios de las últimas ediciones, los espectadores de la gala pudieron disfrutar de un humor más benévolo y cómplice con los asistentes a la cermonia, además de dos emocionantes números musicales.

 

 

Cartel promocional de los Oscar 2009 / imaginacineymas.blogspot.com

 

 

 

De esta manera, los Oscar comienzan a recuperarse de la caída de audiencia, alcanzando datos similares a los de 2006, aunque todavía lejos de la cifra récord de 55 millones de espectadores que siguieron la ceremonia en 1997. En lo que se refiere al público español, sólo los abonados de Digital Plus y algunos afortunados que lograron ver la gala desde una sala de cine gracias a un concurso pudieron ver la retransmisión que ofreció Canal +. Estas limitaciones, junto con el (por otra parte, inevitable) horario en que se emiten los Oscar en España, hicieron que poca gente en nuestro país pudiera disfrutar de una gala que quizás haya marcado un antes y un después en la forma de presentar las entregas de premios.

 

 

 

Read Full Post »